4.170 profesionales del mundo del turismo, la tecnología y la inversión de Europa y las Americas han compartido su visión y defienden el “pasaporte inmunitario”

Un 5,76% de los encuestados declara haber superado el COVID19 y tener antivirus. De los encuestados, el 59,71% son de EMEA, 34,53% de LATAM y 5,7% de EEUU-Canadá.

El 48,92% de los encuestados defiende la necesidad de crear un “pasaporte inmunitario”. El 50,36% indica que las personas con inmunidad verificada debieran poder evitar los controles sanitarios de acceso a vuelos, hoteles y otros servicios turísticos, aparte de acreditar su inmunidad.

El 56% considera irrelevante para tener una reunión presencial que la persona con quien se reuna esté inmunizada; y más del 80% no considera la inmunidad cómo un elemento a considerar a la hora de elegir a la fuerza de ventas que deba viajar.

En cuanto a si la Política de Viajes de la empresa debe tratar la inmunidad, el 47,48% dice que sí; por contra, en lo que se refiere a la Política de Reuniones y Eventos, el 53,24% dice que no. Es abrumadora la opinión contraria -62,59%- a identificar como un segmento diferente a la población inmunizada en una campaña de marketing turístico.

El Dr. Javier González-Soria, fundador de Travelthink, en el Whitepaper que ha elaborado a partir de la encuesta, señala: “El concepto del “pasaporte inmunitario” se vincula con el acceso preferente de los viajeros a los medios de transporte y a los alojamientos y nos lleva a la idea de que los protocolos de seguridad deben ser especialmente efectivos antes de que el viajero inicie su viaje, en origen, y no esperar a su aplicación cuando haya llegado al destino. Por lo tanto, el citado concepto debe ser entendido de forma amplia, no estrictamente cómo un pasaporte, sino que debe ir evolucionando en su interpretación según evolucionen las circunstancias.”

En el citado Whitepaper se explica que El “pasaporte inmunitario” debe incluir tanto tests, en el caso de que no existan vacunas, como vacunas. En el caso del COVID19, hasta que tengamos una vacuna es imprescindible que se exija el control en origen de los viajeros, es decir, en sus propios países. Las compañías aéreas debieran exigir un PCR, Serología o test alternativo válido, realizado con anterioridad a la fecha del viaje, como requisito imprescindible para obtener la tarjeta de embarque. Esta lógica saca la problemática de los tests fuera de los aeropuertos para que sea gestionada por los sistemas sanitarios públicos y privados de cada uno de los países emisores.

Leer el Whitepaper