El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) respalda la normativa francesa que somete a una autorización previa el uso de una vivienda como alquiler turístico. La resolución analiza el caso de dos propietarios de varios estudios en la ciudad de París, que fueron arrendados “sin autorización previa de las autoridades locales, de forma reiterada y durante breves períodos de tiempo a clientes de paso”. El Tribunal de Justicia se ha pronunciado sobre la compatibilidad de la normativa nacional con la Directiva 2006/123, relativa a los servicios en el mercado interior y la Gran Sala del Tribunal de Justicia declara en su sentencia que la norma europea justifica un régimen de autorización para el alquiler turístico, como hace la normativa francesa en cuestión, siempre que haya “una razón imperiosa de interés general”, en este caso, compensar la escasez de vivienda y el acceso a la misma en un mercado tensionado como es el de la ciudad de París.

En ese sentido, el tribunal europeo considera proporcionada la norma francesa ya que excluye “de su ámbito de aplicación las viviendas que constituyen la residencia principal del arrendador, y el régimen de autorización que establece tiene un alcance geográfico restringido”. El tribunal reconoce además que “el objetivo perseguido” por la norma francesa no puede “alcanzarse mediante una medida menos restrictiva”.

más info