A raiz de la esperpéntica Ley de Memoria Histórico ha surgido un enfrentamiento entre la Comunidad Autónoma de Murcia y el Gobierno central de España, ya que la primera quiere dedicar el aeropuerto Internacional Región de Murcia al Ingeniero murciano Juan de la Cierva, inventor del autogiro, y el segundo se niega acusándole de franquista.
Este tema nos lleva a cuestionarnos si tiene sentido la práctica de dedicar un aerpuerto a una persona o lo que en realidad produce es una confusión y complejidad técnica, al alargar el nombre del aeropuerto y no dejar clara su localización física. Sin mencionar los costes añadidos que supone si el nombre del aeropuerto se cambia una vez después de construido, ya que supone modificar toda su señalización física y virtual.
En el mundo hay unos 41.700 aeropuertos y unicamente 384 de ellos están dedicados a una persona, es decir, menos de un 1 por ciento de ellos, por lo que es evidente que se trata de una práctica residual. Sin embargo, es una práctica que han realizado 96 paises en el mundo, es decir, casi el 50 por ciento, correspondientes a todos los continentes. Por lo tanto, queda claro que es una decisión que contemplan gran cantidad de gobiernos del mundo pero que se reserva para casos especiales.
Si nos centramos en los paises europeos con mayor tradición aeronautica, vemos que en Reino Unido sólo han dado nombre al George Best Belfast City Airport y al Liverpool John Lennon Airport. En Francia, llevan nombre
Ajaccio Napoleon Bonaparte Airport, Charles de Gaulle Airport, Châteauroux-Déols “Marcel Dassault” Airport, Martinique Aimé Césaire International Airport

Roland Garros Airport y Lyon-Saint Exupéry Airport. En Alemania, son aeropuertos dedicados Hans Koschnick Bremen Airport, Franz Josef Strauss International Airport, Hamburg Airport Helmut Schmidt, Konrad Adenauer Airport, Albrecht Durer Nuremberg Airport, Manfred Rommel Stuttgart Airport y el Willy Brandt Airport Berlin. En Italia el número es aún mayor: Aeroporto Internazionale Falcone e Borsellino, Amerigo Vespucci Airport, Bologna Guglielmo Marconi Airport, Ciampino–G. B. Pastine International Airport, Federico Fellini Airport, Galileo Galilei Airport, Genoa Cristoforo Colombo Airport, Giuseppe Verdi Airport, Il Caravaggio International Airport Leonardo da Vinci–Fiumicino Airport, Naples–Capodichino Airport Ugo Niutta San Egidio Airport, Vincenzo Florio Airport y Venice Marco Polo Airport.

En el caso de España, de momento unicamente hay varios aeropuertos de este tipo: Adolfo Suárez Madrid-Barajas Airport, César Manrique Lanzarote Airport, Josep Tarradellas Barcelona–El Prat Airport, Reina Sofía Airport (Tenerife South),  Federico García Lorca Granada-Jaen Airport, Alicante-Elche Miguel Hernández, Santiago-Rosalía de Castro, Severiano Ballesteros-Santander.  De todo ellos, el único que recibió su nombre en origen fue el aeropuerto Reina Sofia, en 1978, que fue inaugurado por la propia Reina. El resto han sido cambiados de nombre en el siglo XXI.

No parece existir una verdad absoluta sobre si se debe dedicar un aeropuerto público a una persona, porque no hay una doctrina científica que avale que un cambio de nombre que incluya una personalidad conocida supondría un aumento del flujo turístico. pero lo que sí se puede afirmar es que no debiera abrirse un camino en el que cada Ayuntamiento y Comunidad Autónoma se decidiera a rebautizar sus aeropuertos, porque es una decisión política que tiene consecuencias técnicas en el ámbito del transporte.